12 ago. 2014

ASMR

El caso es que resulta que tengo ASMR o Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma y me he llevado una alegría.

El otro día en el supermercado vi a una cajera trabajar, metódica, amable e incluso ayudando a meter los productos en bolsas. Yo era una persona ajena a la escena, simple espectador pero, despertó el hormigueo, esas cosquillas cerebrales que se alojan en el cuero cabelludo. Dura poco aunque te esfuerces en mantener la sensación. Es una sensación agradable, como de paz, un estado mental entre serenidad y placer. A veces, puedo hacerlo detonar pensando en ese instante y la sensación regresa.
Me pasa esto desde que tengo uso de razón.
Lo mismo ocurre cada vez que hablo con la persona que me hizo los piercings, su tono de voz, su forma de explicar las cosas pausadamente.
También viendo escribir a algunas personas e incluso viendo a una persona realizar alguna acción cotidiana como limpiar... Una señora acariciando a su perro... 
Y asi, mil cosas.
No me pasa con todo el mundo... Pero siempre soy un agente externo, tercera persona, espectador de la escena.

Hasta hoy no sabía lo que era, hasta hoy no le puse nombre y ni siquiera sabía si le sucedía a más personas. Y las veces que intente explicárselo a alguien no sabía muy bien como y no llegaban a entenderlo bien, llegando a desistir en el intento de compartir esta experiencia sensorial tan potente.

¿Hay alguien más al que le suceda por aqui?

No hay comentarios: