5 abr. 2013

poetas

No os abandoneis
a los (a)brazos de cualquier poeta
que viva entre metáforas
que os diga qué le queda cuando se le acaban los poemas.
Si puede seguir siendo un poeta con la boca cerrada
y con las manos relativamente quietas.
Viviendo el silencio.
Si la inmortalidad le dura más de una vida desenfundando bolígrafos.
Si recita a sus genios entre sueños
si vive melancólico o feliz.
Me niego a creer que todos los poetas solo lloren al amor.
Y cuando cruceis la realidad sientas que todo es incluso más real que entre sus líneas.

No hay comentarios: