10 mar. 2013

blanco, negro o gris.

Hace tiempo,
desde que ya no uso relojes
que se agitan los segundos
mientras me calzo las botas
y el jersey más grande del armario
[para que me abrace...]
Puede ser,
que no avancen los minutos
al desnudarme ante el espejo
por si vinieras a verme.
Llamame,
y amame las horas que nos restan
de tu casa hasta mi piso.
Ven,
perfumame los cuellos de la camisa
con tu olor
que se me escapa entre las grietas de este falso amor.
Y los recovecos
de la memoria y del olvido.
que hace tiempo que aunque crea
que lo que escribo habla de ti
lo único que hice fue hablar de mi.
De mis llamadas a cobro revertido
al futuro que nunca supe si era blanco, negro o gris.

No hay comentarios: